Augusto Schuster: “Hay que Empezar a Generar Conciencia de Responsabilidad con las Mascotas”

La más joven de nuestras ya 18 portadas, Augusto Schuster, nos recibe, un sábado en su casa, con agenda más que programada. El joven actor de series juveniles como Amango, Química y Corazón Rebelde de Canal 13, se reconoce un afortunado por haber tenido, desde niño, estrecho contacto con la naturaleza y los animales. Suerte que, tal vez, se le ha proyectado en su camino para realizarse en lo que ama: la actuación.

Corriendo como alma que se  lleva el diablo, un perro, mezcla extraña de poodle y golden retriever, sale desde un local. Más atrás, dos jóvenes lo siguen de cerca. El grito de ¡Guille! vuelve a dominar al barrio y, una vez más, el perro comienza a hacer su ritual de inalcanzables vueltas en círculo.

Uno de los jóvenes, su amo, Augusto Schuster, esta vez lo mira angustiado. Las micros y autos están pasando muy seguido y las peligrosas vueltas en círculo, sabe, pueden cambiar repentinamente por una mortal línea recta. En eso, una micro se detiene en el paradero para dejar y recoger pasajeros. Guille la mira y Augusto también, mientras el otro chico cambia la dirección de su ataque. En segundos Guille corre hacia la calle, al mismo tiempo y adivinándolo Augusto suelta el grito: ¡¡¡Nooooooo, Guilleeeeee, nooo!!! Y se lanza en el mejor salto que Bielsa desearía para un portero. Pero la peluda pelota lo esquiva y el joven actor cae sobre pasto, para nada deseado en una cancha de fútbol.

Afortunadamente, Guille es atrapado por el amigo de Augusto, pero en la pierna del futuro actor algo no huele bien. La suerte que siempre lo acompaña, como conoceremos en esta entrevista, esta vez le fue esquiva y le regaló la seguridad de prosperidad económica, pues como dice el dicho, si pisas… En n, con rabia toma a su perro y lo deja castigado en la cocina mientras logra sacarse y limpiarse el excremento que, lamentablemente, no era de Guille.

La anécdota no la olvidará, nos recuerda, y re¢eja el amor que lo une a su perro con el que hoy comparte en casa, cuyo nombre es en honor a su fallecido padre, Guillermo Augusto. Contacto con animales que ha tenido desde siempre, gracias a que “nosotros teníamos unos amigos de la familia con campo en Negrete, Angol, y nos íbamos a quedar de vacaciones. Andábamos a caballo, ordeñábamos vacas, hacíamos mantequilla y veíamos todo el proceso como se hacía el queso”, nos cuenta con alegría en sus ojos.

Naturaleza Siempre Presente

Un contacto permanente con la naturaleza que agradece y tuvo la fortuna de mantener, incluso en Santiago, porque “mi casa siempre fue casa de animales, preferiblemente perros y gatos. Mi primer contacto con ellos fue un pastor alemán que tuvimos cuando vivíamos en San Carlos de Apoquindo. Era puro cerro y como éramos una de las primeras casas, empezaron a construir para arriba y los animales del cerro empezaron a bajar, los conejos, las vacas… De repente amanecíamos con vacas en medio de la calle o con 10 conejos en el jardín y les dábamos comida y se quedaban ahí, y nosotros, felices”.

¿Cómo crees ello pudo influir en ti?

Bueno, en muchas cosas. Primero creo que no respetaría tanto la naturaleza si no hubiera tenido todo este proceso. Íbamos a buscar los huevos al gallinero, era increíble, yo lo pasaba súper bien y agradecido de haber tenido esa posibilidad de poder descubrir esta segunda cara de la moneda, de repente a uno le vienen dudas de cómo sería haber estado siempre en contacto con lo que es más natural de nosotros.

¿Crees  importante este temprano contacto?

Súper importante, porque los niños, a veces, ven a los animales como juguetes o como pertenencia, no como otro ser vivo. Maltratan a los animales y ello, porque los padres no les hacen ver la importancia de los animales en la vida, lo que son en realidad para el hombre y la buena compañía y grandes amigos que pueden ser.

¿Animal preferido y por qué?

Me gustan mucho los felinos, me gusta mucho la pantera negra desde pequeño. La miraba en todos los programas de canales internacionales. Me sentía no sé si identificado, pero me encantaba verla, negra y los ojos brillantes. En la noche no se ve, es como sigilosa.

¿Hay una proyección?

Tal vez algo que no he descubierto – se ríe, entre broma y en serio.

¿Qué te gustaría se hiciera en el tema medioambiental y animal?

Siempre me ha impresionado la cantidad de perros vagos que hay en Chile. Y creo que debe haber una solución. Uno no puede obligar a alguien a tener una mascota, tampoco puedes obligar a los animales a no reproducirse. Sin embargo, hay que empezar a generar conciencia de responsabilidad con las mascotas. De repente se te cruza sin quererlo, pero tienes que ser responsable. Entonces, si no encuentras a nadie que los cuide, no los puedes dejar tirados.

Conciencia de tenencia responsable que no se queda en el discurso, el joven actor de 17 años, cultiva una relación con su perro Guille (de la hermana mayor que lo dejó en casa tras casarse) que obedece al tipo de perro que puede mantener en el espacio de su actual hogar, ya que “antes teníamos perros grandes, porque teníamos un patio grande. No puedes tenerlos en un patio pequeño, es un abuso para el animal, porque uno no puede sacarlos a pasear siempre y se quedan encerrados en un patio súper chico donde no pueden correr”.

Ahora yo tengo a Guille que se supone era un poodle, pero salió medio raro –todos reímos – Es que la mamá es poodle y se cruzó con otro igual naciendo 3 cachorros, pero salieron 2 perros poodle, tú los miras y ¡son poodle! (lo afirma con el alma) ¡¡¡Y éste no!!! ¡¡¡Éste no es poodle!!! Es como medio beach, y tiene como una franja beige en el lomo. Tiene pelo de poodle y cara de golden retriver, ése es un misterio que nunca vamos a saber.

¿Dónde crees que está tu proyección mediática como actor?

Proyectarse como actor es muy diferente a lo que era hace 10 ó 20 años, porque el mercado de actores es mucho más grande. Ahora hay generaciones que están estudiando, porque les gusta el teatro, no porque no pudieron entrar a ninguna otra carrera. Hay muchos actores talentosos. Siento que he tenido la fortuna de estar en el futuro de la carrera del teatro, que es la TV, que es la pantalla. Por lo menos aquí en Chile es muy difícil proyectarse en las tablas. Y para poder mantenerte y, sobre todo, a una familia, vas a tener que tener ingresos mayores que los que dan las tablas. La televisión te da la posibilidad de estar en  esa posición.

¿Cómo te ves en el plano profesional?

Quiero lograr cosas que muchos chilenos no han logrado, quiero romper barreras internacionales. A largo plazo no me proyecto mucho aquí en Chile, quiero proyectarme en otro país. Ojalá pueda estudiar teatro en otro país cuando salga del colegio y después volver para seguir con mi trabajo y luego ver en qué país se me da una oportunidad de trabajo y que la suerte me acompañe.

¿Tienes suerte?

Yo diría que sí, tengo mucha suerte.

Marcado por la Fortuna

Con 14 años, en una conversación con su madre, comenzó a cuestionarse qué haría tras salir del colegio. “Me senté y le dije, ya mamá, ¿qué voy a hacer? Ella me dijo, ¿qué quieres hacer tú? No sé, a mí me gustan mucho las leyes. Me gustaría ser abogado. Tranquila me respondió, sí, y agregó: ¿te gusta leer? Dije que no. Entonces, manifestó, no vas a ser abogado. Tras hablar harto rato, le dije ¿y si soy actor? ¿si estudio teatro? Puede ser, me dijo, sería bonito. Y me quedé pensando”.

De seguro es un interés profesional que obedecía a su naturaleza, es que “siempre en las presentaciones de los primos chicos hacíamos recreaciones de la película Matrix, actuábamos en las comidas familiares, lo pasábamos bien. Miro para atrás y siempre me ha gustado la actuación, siempre he sido alguien que ha actuado en la vida cotidiana”.

Tras la conversación con su madre y con una clara decisión de futuro, un día una amiga del colegio le dice que le había conseguido un casting en Canal 13, pues a ella le habían preguntado por alguien que cantara y que fuera buen mozo. Había dado su nombre y teléfono. “Llegué contando a mi casa y una de mis hermana me dijo ‘no te van a llamar’. Estábamos sentados en el living especulando, cuando suena el teléfono y nos quedamos todos helados. Era el canal diciéndome que mandara un e-mail con mis fotos, mis datos y que fuera, en unos días más, a hacer el casting. Así se dio mi posibilidad”.

Con sólo 14 años, vino su exitosa participación en ya 3 temporadas de Amango y talleres de teatro en Canal 13, luego Química y ahora, con 17 años, Corazón Rebelde.

Para Augusto entrar a la televisión y poder actuar fue la mejor respuesta a sus interrogantes, por lo que se considera un privilegiado y lo agradece ya que “a mí se me dio la posibilidad de poder llegar directamente al mundo de la actuación, a su espacio más importante”.

Es el minuto en el que su salto por alcanzar a su querido perro Guille, nos parece es el re¢ejo por lograr lo que quiere. Como en la vida, el camino estará lleno de sorpresas, buenas y malas que lo obligarán a seguir corriendo.

Augusto Schuster lo sabe, en su mente las maletas ya están hechas para seguir aprendiendo en el extranjero, aunque para muchos pueda tener asegurado un futuro en casa. Seguro, en unos años más, diremos que también fue nuestra portada.

Rodrigo Rincón
Master of Arts
Ciencias de la información
Universidad de Navarra
director@supermascotas.cl