Fernando González: “Las mascotas pueden ser una práctica para cuando uno tenga hijos”

De regreso de Coyhaique adonde se escapa para disfrutar del contacto con la naturaleza, el deportista ejemplo, dentro y fuera de la cancha, nos recibe en su departamento desde el que domina Santiago intentando escapar del smog.Lo veremos interactuar con sus dos mascotas, uno de raza y otra mestiza, sus únicos compañeros cuando llega a casa. Conoceremos como valora el respeto por el cuidado por lo que nos rodea y como ve en ello la formación de sentimientos que sirven para la vida.

El silencio envuelve el recinto deportivo, su fuerza se traspasa a las pantallas, cada punto es clave para cualquier partido y Fernando González nunca deja de luchar. Bombardero de La Reina, Mano de Piedra o Speedy González, como internacionalmente es conocido, con su estampa y estilo, marca diferencia en cualquier cancha, más aún cuando es capaz de detener un partido.

Es que, repentinamente, quiebra el ritmo de emoción, pero el público vuelve a maravillarse, esta vez no por una devolución de González o su potente saque, el más rápido registrado para un latinoamericano (226 Km/h Roland Garros 2009), sino porque Fernando ha hecho un gesto a su adversario para rescatar una mariposa que perdidamente revolotea en la red.

Mano de Piedra corre y utilizando su raqueta, esta vez con suavidad, logra atraparla y ponerla fuera de peligro. Los aplausos surgen como para el mejor de sus puntos, la imagen se repetirá en otros torneos. Sin duda, ese es Fernando González.

Esta acción sumada a su potente imagen de deportista ejemplar dentro y fuera de la cancha, nos obligaba a poder lograr tenerlo de portada. Lo habíamos intentado, pero nuestros emisarios habían fallado. Entonces, y como en otras oportunidades, esperábamos en la la para embarcarnos rumbo al aeropuerto de Talcahuano, rápidamente todas las miradas a nuestro alrededor se concentran en uno de los pasajeros que, como todos, toma su lugar en la la. Sí, es Fernando González, acompañado de su hermana y, sin duda, nuestra mejor  oportunidad para jugarnos el único punto frente a él y lograr sea nuestra Portada.

Ya en vuelo, y tras recibir la cada vez más exprés y escuálida cajita feliz de Lan Chile, a través de la azafata le hacemos llegar un par de ejemplares, pidiéndole le explique nuestro propósito. Al desembarcar, y en la mitad de la manga, lo saludamos. De inmediato aflora la sencillez que ha caracterizado al destacado deportista. Junto a su hermana Patricia, coordinamos una apretada agenda que ya miraba a Inglaterra para, en pocos días, asistir a los Juegos Olímpicos. Pero nos alegra saber que acepta ser nuestra Portada, pues valora nuestro mensaje.

Viviendo Con Rubia y Pato

Tras un par de meses todo está coordinado para que nos reciba en su casa y, en 40 minutos, poder conocer como valora la protección de lo que nos rodea y realizar la sesión fotográfica. Así, y a la hora acordada, estamos afuera de su departamento que, desde las alturas, domina el contaminado Santiago.

Nos recibe Patricia, quien, una vez más, deja claro que la sencillez y calidez humana es marca de familia. De inmediato nos conduce hasta Fernando, en la cocina ojea la prensa mientras, Pato, uno de sus perros, entra y sale a la terraza.

Todo es familiar y tras saludarlo a él y a la Señora Martita que lleva la casa, con naturalidad nos invita al exterior. El departamento le permite tener amplias terrazas con jardín donde pueden correr su perra mestiza, Rubia, y su perro de raza Samoyedo, Pato. El lazo con ellos, sin duda, es fuerte.

Nos cuenta que desde hace 12 años vive solo y “es muy distinto cuando uno abre la puerta de su casa y te recibe alguien. En este caso son los perros”. Una compañía que valora y respeta, tanto que se preocupó de adoptar a su perra Rubia pensando en Pato, porque “con tanto viaje que tengo el Pato andaba medio depresivo. Obviamente lo venían a ver, la Señor a Martita que viene todos los días, y mi mamá y hermana en las noches a darle comida, además de amigos que los vienen a sacar a pasear. Pero pasaba de dormir conmigo a dormir solito afuera. Le cambiaba el humor cuando me veía haciendo la maleta o cuando yo estaba de viaje se empezaba a mandar las embarradas, en un acto de rebeldía”, nos cuenta riéndose con cariño de su perro.

¿Rubia es el perro que rescataste tras ser atropellado?

¡¡¡No, no, no!!! Ese volvió a su dueña. Cuando recién me vine para acá, también adopté uno de la calle, pero se cayó, como siempre salía al cerro, pasaba por allá y una vez se cayó y llegó vivo al Veterinario, pero lo tuvieron que dormir y ahí me traje al Pato y después de un tiempo, el Veterinario lo encontró un poquito depresivo, por eso decidí adoptar a la Rubia.

Aparte, como dice la Karen (mostrándonos nuestra portada 28 de Karen Doggenweiler), hay mucho perrito para adoptar y, además, uno se evita un montón de cosas también, porque si uno compra un perrito chico hay que empezar a educarlo por completo y los perros que uno tiene así son mucho más agradecidos, siempre.

¿Reflejo de una Tenencia Responsable que no existe en Chile?

Seguro, mucha gente no le toma el peso a lo que significa una mascota, necesita cariño, necesita cuidados, tiempo, y, de repente, hay gente, me imagino, que no tiene tiempo. Creo que es súper entretenido llegar a tu casa y que te reciba alguien, estar solo o en tu pieza con alguien aunque me despierten todos los días súper temprano (se ríe)

¿Para que los saques?

La Sra. Martita, apenas llega los saca a pasear. Tienen un reloj biológico, tipo 07:00 empiezan a darse vueltas y me despiertan. Entonces, hay días que los tengo que dejar afuera, porque tengo que dormir más. Pero la mayoría de los días duermen conmigo, me despiertan, abro y salen. Uno crea lazos desinteresados

¿De pequeño tenías una cercanía con los animales?

Cuando chico tenía una cercanía, pero con el tiempo les agarré mucho más cariño, no fue algo como mi hermana Jessica (la menor) que terminó siendo Veterinaria. Ella todavía no hablaba y veía un perro y lo agarraba y lo abrazaba. Como mi sobrina (y se le iluminan los ojos al hablar de ella), aprendió a caminar y se acerca a los perros. Yo no era tan así, pero con el tiempo fui agarrándoles mucho cariño.

¿Valoras por lo mismo el contacto temprano con las mascotas?

¡Sí! Por ejemplo mi sobrina nació con un perro chiquito, ella nació con un chihuahua. Tener este contacto va más allá del niño, depende de los papás, porque tener una mascota irresponsablemente, preero no tenerla. Relacionarse con una mascota de pequeño, te da entretención, cariño, y necesita de un poco de tiempo. Cuando paso tiempo aquí, no estoy jugando, pero están a mi lado y se genera un lenguaje, no sé que lenguaje es, pero se puede comunicar.

¿Desarrollas algún contacto permanente con el medioambiente?

Me gusta mucho ir al sur y todo eso, me gusta harto la naturaleza, pero no tan fanático como mis amigos. Yo les digo no quiero pasar frio y quiero dormir bien, lo único que les pido, el resto me da lo mismo (se ríe). Ellos son más de acampar y yo lo único que quiero es no tener frío.

Fui a Coyhaique y llegué la semana pasada, he ido para allá varias veces. Es bonito, me gusta la tranquilidad, lo verde, podemos andar en bicicleta, tomar agua de vertiente. Creo que respirar ese aire húmedo, fresco, en un entorno tranquilo es impagable.

¿Qué debiera hacerse en Chile para respetar lo que nos rodea?

Me da mucha lata el smog, siempre ha sido un tema recurrente, me imagino que no es fácil, pero es donde vive la mayor cantidad de chilenos y donde peor estamos. En el invierno la gente de tercera edad, los niñitos, colapsan los consultorios, los hospitales y creo que sigue lo mismo.

Creo que todos tenemos que tomar conciencia, todos se quejan quizás de las autoridades, pero ¿qué hace uno por cambiar esto?

Se habla mucho de cosas que están pasando en el sur, cada uno tiene su opinión, creo que lo importante es el aire que respiramos y uno se queja frente a las autoridades y uno nunca empieza por uno, diciendo qué puedo hacer yo para cambiar.

¿Tu relación con los animales ha influido en ti?

Soy un poco sensible a muchas cosas, uno ve un perrito en la calle y uno tiene sensibilidad por eso, no todos lo tienen, pero soy así y creo que lo más importante es tenerla. Cuando uno tiene una mascota y la pierde, también hay una enseñanza, una educación. Uno puede tener perros que no son muy educados y que hacen lo que quieren, esta relación con las mascotas puede ser una práctica para cuando uno tenga hijos.

Sensibilidad que incluso te ha hecho detener un partido para rescatar un insecto

¡¡¡Ah sí!!! Nooo, varias veces – se ríe y se sorprende con nuestro recuerdo – Es que cuando juegas de noche aparecen distintos insectos y no sé, qué culpa tiene el insecto de estar ahí en el lugar donde no es querido, él no sabe.

Pero llama la atención y me imagino que no es el primer insecto que se cruza

No, varias veces. No sólo yo, varios. Una vez resultó una cuestión medio tragicómica cuando estaban jugando un partido, doble en Australia, y justo voló un pajarito en pleno partido y ¡pum! Y como que nadie se dio cuenta que pasó con la pelota. Sólo se vio en cámara lenta, pero fue súper mala suerte. Es muy difícil que aparezcan pájaros, pero insectos, muchos. (YouTube: Jugador de Tenis Mata un ave)

Pero sin lugar a dudas la historia personal que Fernando González tiene es más fuerte que el lamentable y fortuito hecho del doble de Australia y, una vez más, refleja su conciencia, su respeto por la naturaleza.

Un domingo en la tarde sin nada que hacer, decide ir a tomar un café con un amigo al Barrio Bellavista. Lamentablemente se pasa la salida de la Autopista Costanera y metros más allá “cuando íbamos detrás de un furgón, veo como si un cojín diera unas vueltas. De repente veo bien, y era un perro que quedó en medio de la calle y estaba vivo y ahí paré. Le digo a mi amigo, ‘pucha, avísame si viene alguien’”.

Una acción claramente desinteresada, muy distante a salvar a un insecto de la red en un partido de tenis, los aplausos aquí no se escucharían y el riesgo era extremo. Sin embargo, el peligro mayor lo enfrento con la propia víctima, pues al intentar tomarlo, el perro muerde a Fernando nada menos que en su mano derecha.

“Lo iba a agarrar y el perro se daba vuelta y no me dejaba agarrarlo. Cuando sigo intentándolo y a la vez miro si viene algún vehículo, me muerde, y digo perro de… – todos volvemos a reír – Y, de repente, se para y se va al borde de la carretera donde logro tomarlo, entonces mi amigo me dice: ‘no tenías nada que hacer, ahora sí po’. Llamo a mi hermana Veterinaria y a mi médico, les cuento que me mordió un perro de la calle y me dijeron que me pusiera al tiro la vacuna antirrábica. Yo jugaba un campeonato en dos semanas, no fue tan fuerte, pero justo fue en una zona complicada”.

Es Fernando González, raqueta nacional, que llegó a ser el 5º a nivel mundial, el único tenista chileno que ha derrotado a 3 número uno en ejercicio: Lleyton Hewitt, Andre Agassi, y a Roger Federer. Sin dudas un campeón dentro y fuera de la cancha, un ejemplo de constancia, esfuerzo y corazón, un deportista para quien respetar la naturaleza marca su sentimientos que envuelve sus acciones y lo proyecta en la historia deportiva como un ejemplo que seguir, como hay pocos.

Rodrigo Rincón
Director Editor / Prensa SMMA
Master of Arts
Ciencias de la información
Universidad de Navarra
director@supermascotas.cl