Para Estar Atentos: Tumores Mamarios en Perras

Suelen observarse en todas las razas, sin excepción, tanto puras como en cruzas, animales jóvenes como adultas y gerontes, castradas y enteras. Aunque la edad media de presentación es alrededor de los 8 años. En la gata, los tumores de mama no son tan frecuentes como en la perra, pero el 80-90% de ellos son malignos y la media de edad es similar a la de la perra. Aquí te entrego algunos datos que mañana te pueden ser útiles con tu mascota.

En la perra, los tumores de mama son las neoplasias más frecuentes, de ellos el 50% son benignos e incluyen broadenomas, adenomas simples, etc. El otro 50% son malignos encontrando, generalmente,  carcinomas sólidos, adenocarcinomas tubulares y acinares y papilares, carcinomas anaplásicos, sarcomas y carcinosarcomas, los cuales suelen ser muy invasivos e, incluso, generan metástasis (desprenden células que producen tumores en otros órganos, como en el pulmón).

Los signos clínicos son la presencia de nódulos mamarios simples o múltiples, que pueden aparecer en cualquier mama. En sus primeros estadios, los tumores benignos y malignos no se diferencian en nada. Un signo de malignidad es un rápido crecimiento y la ulceración.

Se detectan a través del examen físico (generalmente en mamas posteriores), radiografías para determinar posibles metástasis (generalmente en pulmón), estudios de laboratorio (citológicos e histológicos) que permitirán determinar si se trata de tumores malignos o benignos. Es importante realizar un diagnóstico diferencial, ya que se pueden confundir con una hipertroa mamaria, mastitis, cuerpos extraños u otro tipo de tumores no originados en la glándula mamaria.

Cómo Tratarlos

Existen varios protocolos de tratamientos para los pacientes con tumores de mamas, se pueden emplear solos o combinados, dependiendo de la causa y extensión de los mismos: Cirugía (extracción del cáncer en una operación); Radioterapia (radiación para eliminar células cancerosas ); Quimioterapia (fármacos para eliminar celulas cancerosas) y Terapia Hormonal, extirpación de órganos que producen hormonas, como los ovarios.

La elección del tratamiento dependerá de muchos factores, entre ellos: el tipo de tumor, el estadio del mismo, la edad y estado físico de la mascota, la disponibilidad de medios y la colaboración de los propietarios. Este tipo de neoplasia, como cualquier otra, tendrá mejor pronóstico cuanto más temprano se detecte el tumor y se inicie el tratamiento.

luisDr. Luis Raiteri
Círculo SMMA / Médico Veterinario
Clínica Veterinaria Centenario
Pozo Almonte 295 – Los Monjes –  3446 9968
veterinariacentenario@gmail.com – Los Andes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *