¿Se puede estresar mi gato?

Sí, los gatos son particularmente sensibles al estrés. Existen factores desencadenantes que provocan o agudizan este estado, lo que puede dar lugar a una reacción emocional que afecte su comportamiento y, en última instancia, su salud.

El estrés más común para los gatos es el originado en la pérdida de seguridad de su hogar. Así, la amenaza de otro gato, un nuevo bebé, un cachorro, o incluso las construcciones, pueden provocar una enorme reacción psicológica en algunos de ellos, lo que puede ser difícil de corregir.

La falta de alivio del estrés puede aumentar el comportamiento de marcaje urinario, el rascado de muebles o el depósito deliberado de heces en lugares evidentes. Todo esto corresponde a un intento de recuperar la seguridad perdida.

Se ha demostrado que, a largo plazo, el estrés provoca un deterioro en el sistema inmune lo que aumenta las posibilidades de enfermar.

Los gatos deben aprender a manejar el estrés a temprana edad, para esto se deben desensibilizar. Lo ideal es que sean cuidadosamente manejados por el mayor número de personas posible durante las primeras semanas de vida. Modificar su entorno para permitir que aprendan por sí mismos y familiarizarlos con otras mascotas. Imágenes, sonidos y olores diferentes, puede ayudar a criar gatos dóciles y menos estresables con el fin de protegerlos en la vida.

Dra. Marcela Castillo
Círculo SMA / Médico Veterinaria
SOS Veterinaria
Diplomada en Medicina Felina
Los Carrera 1698 – Fono: 412318 0869 / 998464 3356
veterinariasos@yahoo.cl
www.sosveterinaria.cl
Concepción y Penco